Los hosteleros multiplican por cuatro sus ventas durante la Feria de Día de Lorca

La máxima afluencia de público se espera para el último fin de semana en el casco histórico, donde los restaurantes tienen completas sus reservas.

La Feria de Día se ha convertido en un potente negocio para el sector hostelero. Esta semana los bares, cafeterías y restaurantes que participan en la cita han multiplicado por cuatro sus ventas, reconoce a ‘La Verdad’ el presidente de la Asociación de Hosteleros (Hostelor), Jesús Abellaneda. Es para ellos la fecha más rentable del año, junto a la Semana Santa. El colofón se espera este fin de semana, el último de la feria, para el que están completas todas las reservas en las terrazas y en el que se prevé una afluencia máxima de público.

«Muchos se reservan para el final», sobre todo los que vienen de municipios limítrofes como Alhama, Águilas y del Valle de la Almanzora, en la provincia de Almería, afirma Abellaneda. El buen tiempo que ha acompañado durante las fiestas ha contribuido a su contundente éxito. La música en directo los fines de semana ha llenado las plazas del casco histórico hasta la hora tope de cierre, las 9 de la noche.

Tapa y caña por 2,5 euros

Veinticinco establecimientos hosteleros participan estos días en la quinta muestra gastronómica ‘De tapas en feria’ en la que ofrecen caña y tapa por 2,5 euros. «Fomentamos la gastronomía típica, los productos locales», con elaboraciones sencillas, afirma el presidente de los hosteleros. Añade que «es un incentivo para que el cliente se quede a probar otras sugerencias gastronómicas».

Hostelor prepara una ‘Ruta de la tapa gourmet’ que se celebrará en otoño. Será la primera iniciativa de la temporada para atraer clientes a sus establecimientos e implantar el ‘tardeo’. Serán tapas más elaboradas en las que primará sobre todo la calidad. La más votada tanto por los clientes como por un jurado de expertos tendrá premio para el hostelero. Las propuestas se irán sucediendo para que la gente se anime a salir y el centro de la ciudad no se vacíe durante el invierno. «No podemos quedarnos de brazos cruzados, el verano ha sido muy malo y si no fuera por la feria y Semana Santa no podríamos sobrevivir».